Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

22 de julio de 2021

¿Qué es la felicidad?

Foto noticia

La felicidad es un término ambiguo que cada persona entiende de forma diferente. A ciertas personas le puede generar reticencia hablar de felicidad, así que vamos a utilizar como sinónimo el término bienestar, aunque en ciertos contextos puede haber diferencias entre los términos. Utiliza el término que te resulte más cómodo y no dejes que las palabras te limiten.

 

La búsqueda de la felicidad es algo común en las distintas épocas de la historia y a día de hoy es lo que buscamos la mayoría de personas en nuestras vidas a pesar de que muchas personas no llegamos a encontrarla completamente. Ser felices es una aspiración humana básica compartida universalmente, a pesar de las amenazas y los riesgos mundiales, como las pandemias, la lucha por los recursos, las guerras, el calentamiento global antropogénico, la inestabilidad económica y el desempleo. De hecho, en todo el mundo, evaluamos la búsqueda de la felicidad como un objetivo humano extraordinariamente importante.Dependiendo de la cultura, la búsqueda de la felicidad puede tener ciertas diferencias.

La felicidad es un tema central en nuestras vidas, como ha evidenciado Brownie Ware al estudiar los arrepentimientos de cientos de personas en su lecho de muerte y recoger sus hallazgos en el libro “Los 5 mandamientos para tener una vida plena“ . Entre los arrepentimientos más repetidos por las personas a punto de despedirse está el no haberse permitido ser más feliz:

  • No haber tenido el coraje para vivir una vida auténtica en vez de la vida que otras personas esperaban de mí
  • Haber trabajado demasiado
  • No haber tenido el coraje para expresar los sentimientos
  • No haberme mantenido en contacto con mis amigas y amigos
  • No haberme permitido ser más feliz

La felicidad es un factor importante a la hora de tomar decisiones en todos los campos de la vida. De forma más o menos consciente, tomamos nuestras decisiones anticipando los niveles de felicidad que nos van a proporcionar las distintas opciones entre las que podemos optar. Pese a que la felicidad esté en la ecuación, es muy frecuente que las opciones por las que nos decantamos no sean aquellas que en último término pueden reportarnos mayores niveles de felicidad. Esto se debe, en gran medida, a la falta de herramientas y educación para incorporar adecuadamente estas lentes en  nuestras vidas.

La felicidad no es un destino, sino un camino y cada persona debe encontrar el suyo propio. La felicidad es un fin último por si misma ya que no la buscamos como medio para conseguir algo ulterior. Aunque no podemos usar la receta del café con leche para todas las personas, sí que hay muchos ingredientes que nos son comunes.

Una primera distinción es el horizonte temporal de la felicidad. Debemos diferenciar entre la felicidad como una experiencia puntual de alegría o entusiasmo en el corto plazo que puede surgirnos al experimentar un hecho concreto como encontrarnos con una persona a la que apreciamos o que suceda algo que deseábamos, de la concepción de felicidad en el largo plazo, entendida como un camino de vida. Probablemente la primera acepción la podamos conjugar con el verbo estar y la segunda con el verbo ser, es decir, “estoy feliz” frente a “soy feliz”. En el concepto a largo plazo podemos distinguir entre:

  • Felicidad hedonista, basada en un concepto individualista que proviene de maximizar el placer, alcanzar objetivos y minimizar los malos momentos.
  • Felicidad eudemónica, o duradera que consiste en orientarnos a florecer, obtener significado de la propia vida, encontrar nuestro lugar en el mundo, percibir que nuestra vida es buena y sentirnos parte de algo mayor que nosotros mismos. Esta aproximación está más orientada al nivel relacional.

En último término, la felicidad es una decisión y a las personas más felices, frente las que manifiestan menos niveles de felicidad:

  • Les va mucho mejor en general, en el amor, el trabajo y la salud
  • Llevan estilos de vida más saludables, realizando más actividad física, reduciendo el estrés y la ansiedad lo que hace que disfruten de mejor salud física y emocional así como de mayor esperanza de vida.
  • Pueden desarrollar comportamientos más sostenibles con mayor facilidad
  • Disfrutan de mejores relaciones sociales (aspecto crítico en la felicidad) y es más sencillo que reciban ayuda y confianza de otras personas porque son más queridas.
  • Resuelven mejor relaciones y situaciones complejas
  • Son más solidarias y cooperativas
  • Son más enérgicas, muestran de mejor desempeño en sus comunidades (en el trabajo, en el vecindario, etc.) y tienen mayores ingresos. Además, son más proactivas para resolver problemas sociales.
  • Pueden impulsar la creatividad y la innovación ya que experimentan emociones positivas más frecuentemente.
  • Pueden ser más resilientes ya que piensan de forma más flexible y con mayor ingenio, por lo que pueden recuperarse más rápidamente del estrés y de los eventos adversos.
  • Tienen más probabilidades de participar en la política y votar. El estudio de los vínculos entre felicidad y gobernanza son todavía incipientes y hay un gran campo de conocimiento que abordar.
  • Desarrollan un aprendizaje más eficaz

Como ves, son muchas las razones por las que empezar a preocuparnos por la felicidad tanto a nivel individual como colectivo.

A través del proyecto Aranguren Feliz https://www.aranguren.es/arangurenfeliz    vamos a realizar de un proceso participativo para desarrollar un plan de bienestar para el Valle de Aranguren. Durante el verano te invitamos a seguir las publicaciones sobre bienestar que haremos en redes sociales y en septiembre te invitamos a participar en los talleres para co-crear una visión del municipio en su versión de máximo bienestar, identificar prácticas que ya se están dando e identificar acciones para materializar la visión del municipio que se desea. ¡Te esperamos!